La sexualidad en la adolescencia

Hablar de la sexualidad en la adolescencia genera en los adultos preocupación, temor y hasta pánico. Muchas madres y padres tratan de evitar, retrasar o ni siquiera plantear las nuevas necesidades que sus hijos o hijas tienen.

Padres y madres pasamos de tener hijos que nos abrazan, que llevan lazos e colores o ven dibujos animados a encontrarnos con que están empezando a experimentar con su sexualidad. El bloqueo y el shock está servido.

La adolescencia es ese periodo comprendido entre la infancia y la adultez donde nos encontramos con una o la etapa más complicada de la persona. Siempre lo digo en la consulta cuando atiendo a un adolescente;” este periodo es muy difícil y a veces se pasa muy mal, lo que vives no eres el único”.
Si antes comprendía un periodo muy limitado, la adolescencia actual se prolonga durante años aplazando decisiones y responsabilidades adultas que tiempo atrás eran normales (formar una familia mucho, trabajar, ayudar en la casa, viajar, etc). Ahora nos encontramos adolescencias que duran más de diez años, lo cual dista mucho de tiempo atrás.
En la adolescencia se da esa necesidad de separarse del periodo anterior, de diferenciarse de la familia y de una búsqueda constante de modelos externos diferentes que favorezcan Seguir leyendo…

Vacaciones de los hijos

 

Las vacaciones de los hijos no son vacaciones para nosotros. Padre o madre empiezan a maquinar ya meses antes de las vacaciones un programa estructurado de actividades donde poder llenar el tiempo de los menores mientras los adultos tienen que trabajar.

Las vacaciones de los hijos son para descansar y poder fuerzas para el curso siguiente pero a menudo se nos olvida o es que estamos tan inmersos en ese círculo de actuar que nos olvidamos del estar.

Frecuentemente metemos a los menores en el ritmo ese adulto del aprovechar el tiempo, de realizar un montón de actividades, de aprender, de hacer, de ser efectivo y nos olvidamos de varias cosas:

– lo primero que son niños y la niñez y las vacaciones de los hijos son para tener tiempo libre y que el disponer de ese espacio es muy sano porque en ese tiempo se pueden desarrollar muchas cosas  de la propia identidad y personalidad del niño o niña.

– El tiempo libre no debería ser para dedicarlo a ver la televisión o estar conectado a una tablet, o a las redes sociales. Con eso lo único que se hace es “tapar” y no permitir el desarrollo de la creatividad, la imaginación , el sorprenderse y el hacer por uno mismo.

En Seguir leyendo…

Educar a un hijo

Educar a un hijo puede resultar mucho menos complicado de lo que podemos augurar, pero si lo hacemos negativamente el riesgo es que dar marcha atrás posteriormente resulta muy dificultoso. Lo que no hay que olvidar es que educar, siempre educamos, lo que ocurre es que frecuentemente educamos mal.

Hace unos días una madre se quejaba de que su hijo no respetaba sus normas, que hacía lo que quería y que le ninguneaba y llevaba a insultar. En realidad desde su más tierna infancia este hijo, cuyos padres se habían divorciado, había permanecido inmerso en el conflicto de sus padres y había conseguido todo lo que había querido a nivel material, otra cosa muy distinta es el vacío que tenía  a nivel emocional. Educar a un hijo no es darle todo lo que desee, sino ofrecerle lo que necesita.

Cada padre y/o madre a la hora de educar a un hijo da valor a diferentes cosas:  que estudie, que sepa relacionarse con otros, que sea ambicioso, que sea culto, que gane mucho dinero, que sea feliz, que le guste lo que hace, etc. Según esos criterios va a plantear unas normas o exigencias. Recuerdo a un padre reprender a su hijo muy severamente por Seguir leyendo…

Por trece razones, más allá del suicidio de una adolescente

Por trece razones, más allá del suicidio de una adolescente

Me hablaron de la serie Por trece razones y por distintos motivos decidí verla. La cantidad de expectación y controversia que ha generado dicha serie no es para menos, porque mezcla tres aspectos controvertidos; por un lado el suicidio, el acoso escolar y la adolescencia, momento en que la persona se siente más vulnerable.
La historia de Por Trece razones se basa en el suicidio de una chica y las trece principales razones que le empujan a hacerlo. Es cierto que en la serie muchas de las razones que llevan a esta adolescente a tomar dicha decisión quedan bastante trivializadas o poco profundizadas, pero hay aspectos que considero que son muy rescatables, e incluso positivos de cara a todas las personas que están a su alrededor; profesionales, padres y madres, resto de alumnado, etc.

El suicidio es la segunda causa de muerte de los adolescentes según la OMS, y la primera según otras fuentes. Aunque en este post no voy a profundizar sobre ello, es cierto que en consulta a lo largo de los años he atendido a adolescentes deprimidos, con un nivel de ansiedad enorme y algunos planteándose o habiendo pensado en el Seguir leyendo…

Disfunciones sexuales, cuando la mente es un factor clave.

Disfunciones sexuales

disfunciones sexuales

Para acercarnos a las disfunciones sexuales es importante conocer que la respuesta sexual se divide en una serie de etapas, y por tanto, el tipo de alteración diferirá si se da en una fase o en otra. Las fases de la respuesta sexual se dividen las siguientes etapas; la del deseo, la de excitación, la de meseta, orgásmica y resolución por tanto, según la especificidad de la disfunción sexual ésta afectará en una etapa u otra, aunque las disfunciones sexuales suelen darse mayoritariamente por falta de deseo, ausencia de excitación, o incapacidad de alcanzar el disfrute o llegar al orgasmo.

Algunos ejemplos que se pueden encontrar en la consulta de manera frecuente es que no se tenga deseo sexual. Aquí hay que conocer y profundizar en las causas de éste ya que pueden ser multifactoriales, y el componente psicológico tiene mucho peso. Puede ser por un estado de mucha ansiedad, porque se tenga aversión al sexo por alguna experiencia vivida de forma traumática y así se evita, por expectativas irreales hacia lo que es la experiencia sexual, o también porque la persona no haya aprendido a permitirse desear.

Puede que aunque haya deseo sexual la respuesta de excitación no se dé, generándose en Seguir leyendo…

Ser madre en estos tiempos y en este lugar

ser madre2Ser madre en estos tiempos

Ser madre en estos tiempos es una carrera de obstáculos donde continuamente la mujer va a verse cuestionada y donde parece que una acaba sintiéndose prisionera de unas directrices únicas que sino se siguen se deja mucho que desear como madre.

Relacionado con lo anterior voy a traer la experiencia de dos mujeres jóvenes y exitosas que tienen un perfil público y a las que se les ha “castigado” por cuestionar con sus comportamientos o comentarios dichas directrices.

Hace unos meses la periodista Samanta Villar señaló que desde que había tenido hijos había perdido calidad de vida.
“Tener hijos es perder calidad de vida”, decía,  “Yo no soy más feliz ahora de lo que era antes”.

Las críticas no se hicieron esperar (copio textualmente algunos de los comentarios vertidos en las redes sociales):

  • Para ser madre, hay que dejar de ser egoísta. El día que entiendas eso, serás feliz.
  • Cuando una niña mal criada, acostumbrada a ser el centro de todo, pierde el protagonismo suelen pasar estas cosas.
  • Tener hijos no es perder calidad de vida, es ganar vida en todos los sentidos, pero esa vida pasa a ser de ellos, para ellos y por ellos.
  • Inmadurez y falta de sensibilidad. Está mujer, Seguir leyendo…

Abuso sexual infantil, la herida más grande que se arrastra en la vida

Abuso Sexual infantil, ¿Por qué hace tanto daño?

abuso sexual

Mi hermano empezó a tocarme cuando yo tenía siete años y él once. Me amenazaba diciéndome que yo era mala, que mis padres no me iban a creer si yo se lo decía, que si les contaba que me hacía daño él me lo haría todavía más, que yo era asquerosa y que me lo merecía, que nadie nunca me iba a querer…. Yo iba al colegio como si nada y me centraba en los estudios. Nunca se lo dije a nadie porque me daba asco de mi misma. Me dolía el cuerpo, pero sobre todo tenía miedo a todo y me preguntaba si esto era algo habitual”.

Este es el testimonio de una mujer de treinta años, que tras haber tenido su primer hijo acudió a psicoterapia pidiendo ayuda porque sentía una gran ansiedad y muchos miedos de no ser capaz de cuidar a su bebé. Aparentemente esa era su necesidad, pero pronto tuvimos que empezar a tratar una herida más grande que llevaba arrastrando más de veinte años y que le había condicionado en toda su vida: el abuso sexual sufrido en su infancia.

El abuso sexual no es excepcional porque sucede mucho más frecuentemente de Seguir leyendo…

Los hijos de la pareja, ¿Pueden destruir la relación?

los hijos de la parejaLos hijos de la pareja, cuando uno tiene y el otro no

Los hijos de la pareja es un tema que está de actualidad ya que cada vez se establecen más parejas donde uno de los dos tiene hijos de anteriores relaciones. Después de estas fechas donde se comparten más momentos de encuentros familiares, y también de desencuentros, hay muchas parejas que se acaban posicionado en una encrucijada de sentimientos, dudas, crisis y malestar.
En las pasadas semanas dos personas que han solicitado comenzar psicoterapia han sido por este tema, pero en lugares opuestos. Una es una mujer cuya pareja tiene dos hijos y cuya convivencia con ellos  se le ha hecho insoportable, y el otro es un hombre cuya novia mantiene continuos conflictos con su hija de doce años. En su caso siente que su pareja no le apoya y solo le exige.

Las relaciones donde hay hijos de anteriores parejas implican comenzar esa relación sentimental no de cero, sino con una peculiaridad de esfuerzo y dedicación que muchas personas no están dispuestas a aceptar, tolerar o trabajar, aunque en un principio crean que sí. Son relaciones que requieren de un cuidado, claridad y mimo específico, porque sino es probable que se rompan.
Respecto a Seguir leyendo…

Regala tiempo, en Navidades es lo más valioso

tiempo1Regala tiempo

El tiempo, qué bien tan escaso.  Hace pocos días una mujer me señalaba que su tiempo lo pagaba, porque valía mucho y se daba cuenta de que frecuentemente carecía de él, para irse a comprar ropa, para tener un tiempo de deporte, pero incluso para disfrutar con sus hijos.

Ya por las calles de las ciudades se ve a la gente a un ritmo más acelerado, agobiante, casi sin aliento. Se acercan unos días de gran ajetreo y donde las personas van faltas de tiempo, comienzan las negociaciones sobre las visitas familiares y el tiempo dedicado en cada festivo a cada familia, un gran debate que acarrea en muchos casos tensiones y conflictos.

Hoy mismo en una familia me comentaban todo lo que estaban pensando en dar a su hijo por estas fechas, y sin embargo ante la pregunta al niño sobre qué sería lo que más le gustaría que pasara en estos días, el menor con una sonrisa que le llenaba gran parte del rostro decía que pasar más tiempo juntos y tranquilos ya que explicaba que los padres discuten, se gritan, y él frecuentemente les tiene que pedir que paren. No está mal para un niño de siete años esa responsabilidad, demasiada.
Pero Seguir leyendo…

Aquí y ahora, sin huir de nuestra conciencia

aqui-y-ahoraAquí y ahora desde la psicoterapia

Aquí y ahora tendría que ser gran parte de nuestro estado vital, de nuestra forma de posicionarnos ante la vida y de un estado mental permanente que por supuesto revertiría en el plano psicológico.

Aquí y ahora puede ser la mera conjugación de dos palabras que aparentemente no tienen nada que ver. Una representa la situación en la que la persona se encuentra que es ésta, y no otra. El ahora muestra el momento específico en el que vive. 

Estar en el aquí y ahora puede parecer algo sencillo, pero nada más lejos de la realidad. Hay en culturas y sociedades donde desde la más tierna infancia se fomenta el vivir el momento, saborearlo, también porque en muchas de ellas las personas viven en un nivel de incertidumbre tal que no saben lo que les deparará el día siguiente, pero la presión externa e interna es entonces baja.
Aquí y ahora es centrarte en este momento y en este lugar, es vivir el presente sin adelantarse o retrasarse a otro momento que o bien todavía no ha venido, o bien ya pasó.
Solemos escapar, sin darnos cuenta del aquí y ahora, también hemos sido educados para eso. Vivimos en una cultura que huye del aquí y ahora Seguir leyendo…