LOS “EXCESIVOS” DIAGNÓSTICOS DE HIPERACTIVIDAD



Como se comentaba en el pasado artículo en los últimos años  se ha dado un creciente uso y abuso de la medicalización en los niños diagnosticados con TDHA; Trastorno por Deficit de Atención e Hiperactividad o los diagnosticados de hiperactividad.

A menudo estos diagnósticos se basan simplemente en una serie de preguntas sin ningún tipo de rigor científico; frecuentemente se centran en conductas y en impresiones de los padres de aquello que hacen su hijo/a, pero hay múltiples profesionales que mandan una medicación para un paciente que no han visto; y no podemos olvidarnos que el medicado es un niño en pleno crecimiento, y que la medicación que se utiliza son estimulantes para el sistema nervioso.

 El diagnóstico de TDAH es complejo, y debe basarse en la evaluación clínica realizada por un médico experto en el reconocimiento y tratamiento del mismo. El diagnóstico tiene que basarse principalmente en la observación de la conducta del niño y de la información obtenida por personas cercanas y eso implica tiempo a la hora de realizar una evaluación  y entrevista rigurosa y detallada.

A menudo en las consultas de niños supuestamente hiperactivos nos encontramos con niños que están siendo espejos de lo que ocurre en sus familias. Puede existir algún tipo de conflicto entre los padres, situaciones, cambios estresantes, y a menudo dificultades para manejar los problemas o la comunicación en la familia.

Una de los argumentos que señalan los defensores de la medicación en los niños es que cuando el niño está medicado está más tranquilo y por lo tanto las relaciones en la familia mejoran. Desde nuestro punto de vista de esta forma se delega  la responsabilidad del cambio en la familia al niño y no es justo. Primero porque muchos de esos diagnósticos son erróneos y son los niños los que cargan con las responsabilidades que deberían asumir los adultos y segundo porque en caso de que un niño presente realmente un TDHA el modo de enfocarlo en la familia es vital, y puede ayudar o entorpecer mucho la evolución.
En resumen, si tienes dudas de que un niño pueda ser hiperactivo busca un profesional especializado que pueda hacer un buen diagnóstico y no olvides que la terapia familiar puede ser muy necesaria.

 

2 thoughts on “LOS “EXCESIVOS” DIAGNÓSTICOS DE HIPERACTIVIDAD

  1. A mi sobrino lo llevaron al médico porque pensaban que podía tener hiperactividad (según recomendación del colegio). El médico escuchó a mi hermano y a su mujer y al chaval no le preguntó casi nada…pero le dijo algo así como que si seguía así sería un delincuente en el futuro. El tema es que estuvo medicado con creo RUBIFEN durante un año y no mejoraba. Ahora ya no toma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*