¿ES LA SOLUCIÓN LA SUMISIÓN?

¿ES LA SOLUCIÓN LA SUMISIÓN?

Sin prácticamente comentarios os propongo que veáis este documental: Mujeres Sumisas que me enseñaron hace unos cinco meses. Va en la línea de las últimas noticias que han salido en los medios de comunicación sobre el libro editado por el Arzobispado de Granada de la autora italiana Costanza Miriano: «Cásate y sé sumisa», que tampoco difiere mucho del polémico libro que la psicóloga americana Laura Doyle escribió hace seis años. «La esposa entregada» como un manual de consejos para mujeres dominantes a las que aconseja rendirse ante su marido, callarse o mantener la boca cerrada, etc para que una relación de pareja funcione.

Mujeres que renuncian a la igualdad, en la que han podido ser educadas, para evitar disputas o conflictos con su pareja, y que el planteamiento es el no asumir responsabilidad. Sumisión y entrega de la mujer como panacea para que una relación de pareja funcione; no muy diferente de aquello que observamos que sucede en culturas islámicas que marcan el camino que les es más sencillo y fácil; que sea la mujer la que renuncia a ciertos derechos en pro del hombre. No hay nada novedoso, ya que recuerda aspectos que se marcaban en el pasado para que un matrimonio se mantuviese, como por ejemplo el siguiente artículo de 1954 del Padre David Mesenguer y Murcia en la revista Matrimonio.

SUMISA: La mujer es la que tiene que llevar la iniciativa en esta táctica del ceder. Constitucionalmente presenta menos dificultad física y psicológica, de ordinario Dios la ha dotado de una inmensa capacidad de aguante. Después, el hombre, conseguida esa victoria o seudovictoria inicial, más fácilmente cede y aun se da por derrotado. La discreta dulzura femenina puede completar brillantemente la victoria, pero sin la humillación del hombre.

Aunque no voy a entrar en juzgar u opinar, que ya podremos analizar en otro artículo, mi pregunta es la siguiente ¿Para que una pareja funcione plenamente tiene una de las partes que renunciar a ser sí mismo o ser sumisa?, ¿A que os referimos cuando hablamos de funcionar?, ¿A no discutir?

No dejéis de verlo y bienvenidos los comentarios.


www.psicologosmadridweb.es                                                       

Alejandra Luengo

Foto de portada: Sergio Perea Fotografía

6 thoughts on “¿ES LA SOLUCIÓN LA SUMISIÓN?

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Flipando estoy con este reportaje y con las últimas noticias que se han dicho del libro ese del que hablas. Me parece increible que en pleno siglo 21 se esté hablando de estas cosas. Señores, si hay tantos divorcios o tanta violencia es consecuencia de creencias como esas que aspiran a que las mujeres seamos las «madres, cuidadoras u obedientes». Los hombres tienen que espabilar o mal vamos.
    No he podido terminar el documental porque me ha cabreado mucho. Me gustaría que como profesionales pudieses dar vuestra opinión porque supongo que veis casos de estos que os llegan. Un saludo. Carolina

    • Es una corriente que para nosotros plantea una serie de cuestiones que al final son deficitarias en la relación de pareja; la sumisión no parece ser la solución.
      En las relaciones de pareja se trata de conocerse, entenderse y aceptarse pero por parte de ambos.
      Gracias por tu comentario

  3. Me cuesta pensar que la solución para que haya menos problemas en las parejas sea que la mujer se calle. A mí por lo menos una mujer sumisa me hace perder el interés. Es mi opinión, claro. Me gustan vuestros artículos porque son muy cercanos y reales a lo que vivimos la gente de a pie; vayamos o no al psicólogo.

  4. No veo nada malo en estas prácticas, es difícil, pero todos los matrimonios requieren de esfuerzo y sacrificio. En todas las relaciones, aunque pocos lo admitan, hay un dominante y un dominado, alguien tiene que ceder para que las cosas funcionen. Yo veo que estas mujeres son felices, yo trabajo en media jornada y hago todas las tareas de la casa, y soy feliz de este forma.

    Si lo vemos desde otro punto, DOMINAR es también imponer a la mujer que trabaje y decirle que la única forma de ser una mujer moderna es siendo una feminista extrema, vamos, que estamos todas muy susceptibles!. Amo mi trabajo, hago lo que me gusta, pero disfruto muchísimo más estando en mi casa. En el caso de las mujeres del documental me parece absolutamente correcto que si el hombre trabaja fuera, sea ella quien se encargue de la casa.

    Los matrimonios y relaciones de pareja que funcionan de este modo son para toda la vida, y se ven más felices. Yo veo, y también vivo, eso cada día. Jamás me sumaría a la cultura de lo desechable donde si la pareja no funciona se la cambia, eso no es amor.

    El cuerpo, la mente y el espíritu de hombres y mujeres están preparados para ser más o menos aptos en determinadas tareas, es antinatural ir en contra de eso. Creo que si alguna vez lo intentaran, y no se dejasen llevar tanto por la corriente feminista actual, podrían ver las cosas desde otro punto de vista y darse cuenta que no hay una sola forma de ser felices, y que muchas podemos serlo de este modo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*