La chica danesa, ¿qué se esconde detrás de la película?

la chica danesa1

La chica danesa, una historia de amor que esconde algo más

La chica danesa es una película que se estrenó hace unos meses y que relata  la historia de Einar Wegener, pintor danés de paisajes, casado con una artista y que fue sintiendo una lucha de identidades internas,  reconociendo como más auténtica la de Lili Elbe, mujer, modelo de cuadros. Todo ello implica una transformación personal, marital, corporal vital con diferentes consecuencias en aspectos de su vida diversos.

La película está ambientada en Dinamarca en los años veinte y cuenta como este hombre fue una de las primeras personas que se operó para realizar un cambio sexo, y como su esposa Gerda le sigue y apoya en sus decisiones acompañando el sentimiento de descubrimiento de la identidad verdadera de su marido, la de una mujer que se propone a la que antes era su esposa como su nueva amiga y compañera.

Ha habido numerosas personas que cuando hablan de esa película señalan la idea romántica de la persona luchando por su verdadera identidad a través de un cambio de sexo, y del amor tan profundo que existe en esta mujer que acompaña los sentimientos y deseos de su marido. Se muestra esta historia como si reflejase una historia de superación, constancia y lucha, como si fuese una batalla de una persona homosexual por el reconocimiento de sus derechos, o de una persona sometida a otra para liberarse, pero hay una gran diferencia en estas realidades y que la película camufla, la lucha es una guerra interna, no externa. Y es que la chica danesa muestra básicamente ese deseo de cambio de identidad sexual del protagonista dentro de una historia  de amor y generosidad por parte de la esposa del pintor para aparentemente lograr la felicidad.la chica danesa
Pero de lo que no se habla en la película y se pasa de puntillas es que en realidad se esconde un trastorno disociativo de personalidad en el protagonista, es decir una patología mental que en este caso le lleva a decisiones tan drásticas como realizar un cambio sexual. En la chica danesa el protagonista siente que hay otra persona dentro de él, que esa otra persona es una mujer y que presenta una identidad completamente diferente a la suya original. No es que sea un deseo y punto, sino que el siente que hay otra persona reprimida dentro y que los pensamientos de esa mujer invaden a la parte original, sus actitudes, deseos, etc, y que está esclavizada en otra identidad con la que no se reconoce.
No se refleja en ningún momento en la chica danesa que sí que existe un trastorno  en el protagonista, que hay claros síntomas disociativos que se caracterizan porque la persona siete que tiene dentro de sí identidades diferentes que actúan de forma autónoma, paralela, sin frecuentemente acordarse la original de lo que hacen las demás. Es como que se da una ruptura y desconexión entre esas identidades, como sucede en la película, aunque no quede reflejado en la misma, pero como señala el protagonista parece que una identidad tiene que morir (la del hombre) para que pueda surgir y desarrollarse la de la mujer.

No todas las personas transexuales sufren de un trastorno disociativo, pero por ejemplo en el DSM-5, el manual internacional para diagnosticar las patologías mentales, se habla de la disforía de género para diagnosticar a muchos pacientes transgénero que se caracteriza por una marcada incongruencia entre el género que uno siente/expresa y el propio sexo biológico, que tiene una duración de al menos seis meses, ¿acaso no ocurre eso en la historia de nuestro protagonista? Además se da una existencia de trastornos comórbidos, entre los que se incluyen disociación, aspecto muy presente en la chica danesa. Por desgracia en ese tiempo no había un diagnóstico claro sobre estas realidades y los tratamientos en vez de ayudar, generaban todo lo contrario.

la chica danesa 2

La chica danesa y los elementos disociativos

“Me invaden los pensamientos de Lili..”, En la chica danesa el protagonista va sintiendo un deseo cada vez más poderoso de convertirse en esa mujer que reflejan los cuadros de su esposa. Comienza a haber una guerra interna entre esas dos identidades, el hombre pintor, la mujer modelo. Lili dice que Einar está muerto y olvidado, por esa obsesión de hacer que Lili fuese la que realmente gobernase la vida,  suplantando la identidad pasada, aspecto claramente disociativo.

En la chica danesa se nos vende una historia de coraje y de lucha de un hombre por tratar de lograr ser lo que siente que es, una mujer, y se crítica duramente al sector médico, más bien psiquiátrico, con razón, que señalan al protagonista de degenerado o esquizofrénico, se le acusa de perversión, se plantean curarle con electroshock, patologías que no están presentes aparentemente en el pintor.

Un buen diagnóstico y tratamiento favorecería que no se diesen esas guerras internas por una identidad frente a otras, en no tener que matar a la identidad original para sentirse ser una mujer. En absoluto señalamos que en todas las personas transexuales exista disociación, aunque hay en muchos casos que sí puede estar presente, pero sí que hay que tratarla en los casos que se den, porque si se pasan por alto se da una ruptura en la identidad de la persona que tienen numerosas consecuencias negativas personales y familiares.

psicologosmadridweb.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*