Mi padre tiene Facebook y yo no

facebookMi padre tiene Facebook

¿Pondrías en tu Facebook todas tus fotos o actividades si supieses que tu madre o padre lo ve? Con ese planteamiento hay muchos adolescentes o mayores que deciden no tener Facebook porque sus padres también lo tienen y pueden observar y enterarse de todo lo que hacen.
Y es que no es ninguna tontería, aunque pueda parecerlo. El gusto, y hasta “enganche” que hay  a las redes sociales es muy generalizado y abarca distintas edades. Facebook, como la mayor parte de las redes sociales, cuenta una parte de la vida de las personas; lo que quieren mostrar. a mundo Hay perfiles de personas que cuelgan a través de fotos, comentarios, artículos sus momentos placenteros de viajes, movimientos políticos,  implicaciones sociales, gustos,de estar rodeado siempre de gente, amistades, etc. Otros a través de Facebook mantienen el contacto con familiares y amigos, lo que es de gran ayuda, pero por supuesto Facebook no refleja la vida de la persona.

Si alguien necesita sentirse “parte de” ese es un adolescente. Los adolescentes han crecido con internet y les gustan las redes sociales. Ahí pueden colgar sus vídeos haciendo versiones, imitar a sus cantantes favoritos o bailes , las fotos, sus opiniones, chistes, etc. El hecho de disponer de tiempo para dedicar a la red social, sentirse integrado y poder tener una gran multitud de amigos favorece la continuidad y el sentido de pertenencia.

Facebook tiene un alcance  aproximado de 1350 millones de usuarios. Personas de todas las condiciones, edades, países y culturas pueden disponer de ello en todo el mundo. Pero ya hace tiempo se realizó una estadística donde la edad media aproximada de los usuarios de Facebook roza los 39 años, por lo que muchos de las personas que utilizan Facebook ya son padres y/o madres, y probablemente gran parte ya tienen hijos que utilizan redes sociales.

Así que ahí va la pregunta, ¿Pondrá mi hijo o hija adolescente todo lo que hace sabiendo que yo le puedo ver?, ¿Me bloqueará?, ¿Y si lo hace, qué hago yo?. ¿Puedo acceder a Facebook para así poder conocer mucho más de lo que hace mi hijo?. Hay familias donde la comunicación es tan nula que Facebook se convierte en un canal de información a donde los progenitores pueden recurrir; saber si el hijo o hija tienen amigos y cómo son, lo que hace, lo que le gusta o no le gusta, etc es información que a un padre o madre puede tranquilizar mucho si carece de ello.

¿Vigilar el Facebook de los hijos?Mother And Teenage Son Arguing On Sofa

En las sesiones nuestras de psicoterapia familiar Facebook está más presente de lo que en un principio cabría esperarse. Recuerdo una familia donde en una de las sesiones comentaban que el padre, asiduo de Facebook, había visto como su hija adolescente colgaba unas fotos de una quedada con amigas unas noches anteriores. Se podía apreciar a la menor en estado de embriaguez y con un cigarro en la mano. La disputa y malestar familiar quedó reflejado en gritos, llantos y un sentimiento de desconfianza mutua que se tuvo que trabajar. También un adolescente que supuestamente estaba en un sitio y por Facebook se vio que estaba en otro, o que había bloqueado a su padre y éste se mostraba muy desconfiado hacia lo sucedido, etc.

Si se utiliza Facebook para plasmar aspectos de la vida que no se desea que los padres y madres conozcan la polémica está servida. Muchos adolescentes entonces optan por tener otra red social que sea “más juvenil” para poder prescindir del seguimiento de sus padres. Hace días me relataba una niña de doce años que ella lo que utiliza es Snapchat porque se relaciona más con personas de su edad y sabe que sus padres no le observan. Los vídeos que pueda realizar y que comparte con un gran número de personas después, son desconocidos por parte de sus cuidadores.

Las redes sociales como Facebook pueden ser de gran ayuda y tener su utilidad, pero lo más importante en una casa, y sobre todo con hijos  es la confianza y la comunicación que se pueda haber establecido con los hijos anteriormente. La capacidad de desarrollar una buena base de confianza como padres y madres es clave a la hora de saber lo que los hijos o hijas puedan realizar a través de Facebook u otras redes sociales. Actualmente, y creemos que va a ir todavía a más, la forma de relacionarse entre las personas más jóvenes ha variado enormemente, y las redes les permiten estar conectados y compartir aspectos con personas afines o conocidas que antes resultaría imposible.

Seamos realistas, el pretender un control total hacia lo que es, hace o dice el hijo o hija es ingenuo parte de negativo, pero sí una supervisión, un conocimiento sobre sus intereses, inquietudes, incluso un asesoramiento. Eso se construye poco a poco, aunque en determinada edad se pueda ver afectado y aminorado. Se logra hablando, acompañando, pasando tiempo de calidad con los hijos, compartiendo intereses o inquietudes aunque puedan ser para los adultos un tanto aburridas. Si pretendemos conocer la vida de nuestros hijos a través de Facebook es que algo se nos ha escapado, y ellos también lo harán.

psicologosmadridweb.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*