Regala tiempo, en Navidades es lo más valioso

tiempo1Regala tiempo

El tiempo, qué bien tan escaso.  Hace pocos días una mujer me señalaba que su tiempo lo pagaba, porque valía mucho y se daba cuenta de que frecuentemente carecía de él, para irse a comprar ropa, para tener un tiempo de deporte, pero incluso para disfrutar con sus hijos.

Ya por las calles de las ciudades se ve a la gente a un ritmo más acelerado, agobiante, casi sin aliento. Se acercan unos días de gran ajetreo y donde las personas van faltas de tiempo, comienzan las negociaciones sobre las visitas familiares y el tiempo dedicado en cada festivo a cada familia, un gran debate que acarrea en muchos casos tensiones y conflictos.

Hoy mismo en una familia me comentaban todo lo que estaban pensando en dar a su hijo por estas fechas, y sin embargo ante la pregunta al niño sobre qué sería lo que más le gustaría que pasara en estos días, el menor con una sonrisa que le llenaba gran parte del rostro decía que pasar más tiempo juntos y tranquilos ya que explicaba que los padres discuten, se gritan, y él frecuentemente les tiene que pedir que paren. No está mal para un niño de siete años esa responsabilidad, demasiada.
Pero volvamos al tema. En estos días se ven a niños rodeados de regalos que acaban ignorando, tratar de entretenerles con tableta, móviles, televisión no deja de quitar tiempo afectivo que es muy necesario en su construcción personal.
Por eso, en estas fechas quizás lo más importante puede ser regalar tiempo en familia, porque esos son los principales recuerdos que uno almacena en la memoria, experiencias compartidas de afecto.

¿Y cómo puedes regalar tiempo? Aquí van unas ideas…

Regalar tiempo puede ser a través de un espectáculo al que se va juntos, o a una visita a un museo, a un estadio, a un concierto, a un evento deportivo. Puedes regalar a tu hijo un día en el que él elige lo que se hace en familia.tiempo
Puede ser regalar una formación donde se vaya en familia, un taller de juego, de cocina, de manualidades, de pintura, de teatro, de hacer disfraces, de bailes, cuentacuentos, etc.
Un viaje, una aventura, un paseo, una película, una visita a un lugar donde hay niños que no tienen las mismas oportunidades que tus hijos/as, vivir en familia una experiencia de voluntariado de cualquier tipo….

Siempre abiertos a nuevas actividades que compartir juntos.

Nos hemos metido en una dinámica donde siempre vamos faltos de tiempo, y aunque frecuentemente no nos gusta, no sabemos, podemos, o realmente no queremos salir de ahí. Pensamos que de cara a nuestros hijos, supliéndolo con objetos que tienen un valor material esa necesidad de atención, afecto, reconocimiento a las necesidades queda satisfecha, nada más lejos de la realidad.

Es cierto que los niños reclaman muchas cosas, pero lo que piden no tiene que ser lo que realmente necesitan, me refiero sobre todo en el aspecto material. Muchos niños ruegan estar horas pegados a la tablet y sus padres acceden a ello, es más cómodo para ellos y el menor se abstrae y se evade en el mundo tecnológico, pero en la mayor parte de los casos lo que necesita ese niño o niña es compartir con sus progenitores tiempo donde le miren, vean lo que se le da bien, reconozcan sus logros y sus debilidades, y le ayuden en la forma de desenvolverse en la vida con seguridad, pensando en los demás y reconociendo sus emociones y las de otros.
El tiempo de calidad que uno da a sus hijos es lo que acaba quedando en su recuerdo, en su identidad, en su seguridad. Regala tu tiempo y recibirás afectos que no se pueden cuantificar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*