Cómo decir que soy homosexual

 

Cómo decir que soy homosexual

 

Soy homosexual y no sé cómo decírselo a mis padres”  No es la primera vez que lo he escuchado tanto dentro como fuera de la consulta.

Mujeres, hombres que no saben como poder comunicar lo que son, lo que sienten, sin tener que justificar su orientación sexual.
Cómo decir que soy homosexual no debería ser motivo de preocupación, ansiedad, angustia, dolor y sin embargo en muchas ocasiones eso genera y la persona se encuentra en un callejón sin salida donde por un lado actúa “como si”fuese heterosexual cuando no es su identidad.
Hace ya más de una década escuché por primera vez a una mujer, Cómo decir que soy homosexual a mis padres, no creo que lo entiendan, son muy tradicionales, parecen negar la realidad de que la amiga que me acompaña en realidad es mi pareja. Tratan de no preguntarme sobre mi vida personal y ni yo, no ellos encaramos la situación, así que todo es una obra teatral donde ellos viven en la ignorancia y yo tapo mi realidad.
En su caso pudo transmitirlo. Hay situaciones que he atendido donde personas muy cercanas para el hombre o la mujer han fallecido sin realmente conocer la orientación sexual de sus hijos
Cómo decir que soy homosexual se tiene que sentir como un derecho clave, como un orgullo, aceptación de ser quien soy. Igual que yo me quiero, me acepto por ser hombre o mujer, tener la piel, blanca, negra o haber nacido en uno u otro lugar mi orientación sexual es parte de lo que soy y por ello no tiene por qué ser ocultado, sobre todo para las personas que me son importantes.
Principalmente las personas que han pedido ayuda a la hora de cómo decir que soy homosexual lo centraban en cómo explicarlo a su familia, sus padres, hermanos, sobrinos, etc lo cual les llenaba de malestar y sentimiento de ambivalencia constante entre su ser y lo que supuestamente esperarían los otros de él.
Pero el modelo familiar actual, donde se tienen hijos porque se desea ser padre o madre, donde es clave el aceptar al hijo o hija, debería facilitarnos el poder transmitir lo que somos, lo que sentimos. Nadie puede decir u obligar  a que los hijos sean lo que nosotros marquemos, somos sus madres o padres pero no sus dueños. La homosexualidad no es un delito, no es hacer daño a los demás, robar, dañar a otros intencionadamente. La homosexualidad se tiene que vivir desde la libertad y la aceptación y quien no lo pueda vivir así es, aunque suene un poco simple, su problema, pues el conflicto lo tendrá esa persona,.
A continuación señaló unas ideas sobre Cómo decir que soy homosexual a la familia que pueden ayudar:
-En el caso de los progenitores hablar de lo importante que son y han sido como padres y que por ello no les quiere esconder lo que es, lo que siente, porque cree que ellos como padres se merecen saber quien es.
-que lo que siente no es fruto de un capricho, o de algo aleatorio, que siente amor y atracción por las personas del mismo sexo y que es feliz así.

-que entiende que a lo mejor les cueste entenderlo (si son personas muy cerradas o rígidas,) o aceptarlo pero que como hijo/a es importante no vivir ocultando lo que es.

-Qué los quieres y que se siente orgulloso de tenerlos como progenitores.

En el caso de los niños es todo mucho más fácil y el poder transmitirlo libera a unos y otros. Sean sobrinos o hijos es importante poder dar un espacio donde cómo decir que soy homosexual sea parte de la confianza y respeto que se tiene al otro. Con palabras claras y sencillas y sin tener que dar grandes explicaciones se puede dar la información y permitir que pregunten lo que deseen.
Todo de lo que estoy hablando es porque lo he visto de muchas maneras, por ejemplo, varios casos de hombres y mujeres que tuvieron parejas heterosexuales e hijos, huyendo de lo que sentían, de lo que eran y sintiéndose prisioneros por elegir una pareja por la que no había amor. El poder decirles a sus hijos e hijas quiénes eran realmente pudo generar una crisis en un principio y una reubicación mental, pero no desencadenó en un conflicto o un distanciamiento irreparable, sino todo lo contrario. Se pudo normalizar y vivirlo desde la confianza y el apoyo.
De los casos vistos ninguno de los hijos ha rechazado la orientación sexual de sus padres tras el impacto inicial. Todos mantienen una relación sana, de confianza y consideran admirable (más a largo plazo) que su padre o madre fuese valiente para no vivir una vida que no era la que deseaba  y poder comunicarlo.
Es fundamental que puedas transmitir a las personas que son importantes para ti lo que sientes y quien eres. Frecuentemente callamos por miedo pensando que las cosas se van a desarrollar peor de lo que luego suceden.
Con esto no quiero decir que no vaya a ser difícil o que las personas a las que se las dices vayan a reaccionar perfectamente y dándote todo el apoyo. Habrá personas que puedan vivirlo, sobre todo en un primer momento, desde el bloqueo y sorpresa, pero eso se irá reconduciendo ajustado expectativas de unos y de  otros y quedándonos con lo principal: el amor hacia la persona querida, más allá de una orientación sexual u otra.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*