Cómo decir que soy homosexual

 

Cómo decir que soy homosexual

 

Soy homosexual y no sé cómo decírselo a mis padres”  No es la primera vez que lo he escuchado tanto dentro como fuera de la consulta.

Mujeres, hombres que no saben como poder comunicar lo que son, lo que sienten, sin tener que justificar su orientación sexual.
Cómo decir que soy homosexual no debería ser motivo de preocupación, ansiedad, angustia, dolor y sin embargo en muchas ocasiones eso genera y la persona se encuentra en un callejón sin salida donde por un lado actúa “como si”fuese heterosexual cuando no es su identidad.
Hace ya más de una década escuché por primera vez a una mujer, Cómo decir que soy homosexual a mis padres, no creo que lo entiendan, son muy tradicionales, parecen negar la realidad de que la amiga que me acompaña en realidad es mi pareja. Tratan de no preguntarme sobre mi vida personal y ni yo, no ellos encaramos la situación, así que todo es una obra teatral donde ellos viven en la ignorancia y yo tapo mi realidad.
En su caso pudo transmitirlo. Hay situaciones que he atendido donde personas muy cercanas para el hombre o la mujer han fallecido sin realmente conocer la orientación sexual de sus hijos

Disfunciones sexuales, cuando la mente es un factor clave.

Disfunciones sexuales

disfunciones sexuales

Para acercarnos a las disfunciones sexuales es importante conocer que la respuesta sexual se divide en una serie de etapas, y por tanto, el tipo de alteración diferirá si se da en una fase o en otra. Las fases de la respuesta sexual se dividen las siguientes etapas; la del deseo, la de excitación, la de meseta, orgásmica y resolución por tanto, según la especificidad de la disfunción sexual ésta afectará en una etapa u otra, aunque las disfunciones sexuales suelen darse mayoritariamente por falta de deseo, ausencia de excitación, o incapacidad de alcanzar el disfrute o llegar al orgasmo.

Algunos ejemplos que se pueden encontrar en la consulta de manera frecuente es que no se tenga deseo sexual. Aquí hay que conocer y profundizar en las causas de éste ya que pueden ser multifactoriales, y el componente psicológico tiene mucho peso. Puede ser por un estado de mucha ansiedad, porque se tenga aversión al sexo por alguna experiencia vivida de forma traumática y así se evita, por expectativas irreales hacia lo que es la experiencia sexual, o también porque la persona no haya aprendido a permitirse desear.

Puede que aunque haya deseo sexual la respuesta de excitación no se dé, generándose en Seguir leyendo…

Mi hijo es homosexual y eso me preocupa

hijo es homosexual2

“Mi hijo es homosexual y estoy muy preocupada porque creo que no va a ser aceptado por el resto de los chicos y chicas de su clase. Se van a burlar de él y me da mucho miedo cómo eso le puede afectar”. Esta fue una llamada que recibimos en la consulta hace unos meses. Una madre recomendó a otra que si estaba tan preocupada porque su hijo es homosexual que pidiese asesoramiento psicológico.

El hecho es que en la llamada la angustiada madre verbalizaba que su hijo de catorce años le había dicho a ella y a su marido que era homosexual, y que ellos se habían llevado un gran disgusto. Le habían estado haciendo preguntas desde hacía tiempo de si le gustaba alguna chica, de si en la clase alguien le llamaba la atención, pero el chico no decía nada, hasta que un día hablando del verano y de los posibles planes que hacer en un campamento el chico les dijo que era homosexual.

Cuando solicitaron asesoramiento psicológico los padres señalaban al hijo como la fuente del malestar que estaban viviendo, y por ello planteaban que acudiese a psicoterapeuta. Nada que ver, el trabajo que hemos hecho en consulta se ha Seguir leyendo…

La chica danesa, ¿qué se esconde detrás de la película?

la chica danesa1

La chica danesa, una historia de amor que esconde algo más

La chica danesa es una película que se estrenó hace unos meses y que relata  la historia de Einar Wegener, pintor danés de paisajes, casado con una artista y que fue sintiendo una lucha de identidades internas,  reconociendo como más auténtica la de Lili Elbe, mujer, modelo de cuadros. Todo ello implica una transformación personal, marital, corporal vital con diferentes consecuencias en aspectos de su vida diversos.

La película está ambientada en Dinamarca en los años veinte y cuenta como este hombre fue una de las primeras personas que se operó para realizar un cambio sexo, y como su esposa Gerda le sigue y apoya en sus decisiones acompañando el sentimiento de descubrimiento de la identidad verdadera de su marido, la de una mujer que se propone a la que antes era su esposa como su nueva amiga y compañera.

Ha habido numerosas personas que cuando hablan de esa película señalan la idea romántica de la persona luchando por su verdadera identidad a través de un cambio de sexo, y del amor tan profundo que existe en esta mujer que acompaña los sentimientos y deseos de su marido. Se muestra esta historia como si reflejase una historia de superación, constancia Seguir leyendo…

Enviudar, retos para uno de los momentos vitales más duros

 enviudar

Enviudar, retos para uno de los momentos vitales más duros

Enviudar es uno de los momentos más duros en la vida por los que puede atravesar una persona. Parejas que llevan una trayectoria vital juntas, donde han podido compartir gustos, intereses, rutinas, perspectivas de vida, hijos, amistades, etc derrepente se encuentran que les falta esa otra parte que les complementaba, ese compañero o compañera de camino con el que han podido realizar numerosas actividades cotidianas.

Por ello enviudar no es solo perder a la persona que se amaba o con la que hemos podido compartir parte de nuestra vida, es también perder parte de nosotros. Cuando la pareja muere, también hay una parte nuestra que se va con ella, que nos puede dejar de alguna forma inmersos en el desconcierto o bastante perdidos sobre la dirección que tomar. Con la pareja se han construido durante horas, días, semanas, meses y años rutinas, hábitos, horarios, actividades, costumbres que cuando el otro se va se quedan “cojas”  y que poco a poco tendrán que volver a ser instauradas o transformadas por unas nuevas.

Por tanto al enviudar hay aspectos que uno siente que se desvanecen y que no solo son emocionales o vitales sino también cotidianos; desde el desayuno, Seguir leyendo…

Tropezar con la misma piedra en el amor

tropezar con la misma piedra2

Tropezar con la misma piedra en el amor

Tropezar con la misma piedra en las relaciones de pareja no es algo excepcional sino que frecuentemente ocurre, o bien porque se vuelve con la persona cuya relación se había finalizado, o porque se comienza una relación afectiva muy similar a la anterior, aunque sea con otra persona.

Julio Iglesias hace años en su canción Con la misma piedra se repetía a sí mismo estas palabras:

“Tropecé de nuevo y con la misma piedra
en cuestión de amores nunca he de ganar
porque es bien sabido que el que amor entrega
de cualquier manera tiene que llorar.”

Parece que ya en la canción se augura el fracaso de la entrega en el amor, aspecto que por supuesto no tiene que darse, es decir, uno puede comenzar una nueva relación, estar enamorado, dejarse llevar habiendo aprendido de la experiencia, y no conllevar un sufrimiento como en el pasado.

Pero sí es cierto que ocurre frecuentemente que se pueda tropezar de nuevo con la misma piedra en las relaciones de pareja. Hay hombres, pero sobre todo mujeres que atiendo en la consulta, profesionales, exitosas, inteligentes, autónomas, atractivas, luchadoras, etc., y que repiten elecciones de pareja basadas en un mismo patrón Seguir leyendo…

¿Cómo resolver los conflictos de pareja?

 ¿Cómo resolver los conflictos de pareja?conflictos de pareja

 La ausencia de conflictos de pareja no es un indicador de que ésta funcione bien. En una relación afectiva de alta intimidad todos podemos y debemos tener desacuerdos, ya que no somos la misma persona, por lo que la forma de ver las cosas, de nuestras necesidades son diferentes, y por tanto los conflictos pueden ser más o menos habituales.

El tema es cómo se afrontan, y es ahí donde radica la cuestión: En una pareja una parte puede asumir el mando y decide por los dos, otra prefiere callarse y no mostrar su opinión, otras se enfrentan, se chillan y faltan al respeto y otras llegan a un punto de acuerdo entre ambos, etc.

El otro día una pareja en terapia señalaba que ellos discutían mucho porque a menudo veían las cosas de manera diferente. Como les señalaba en la consulta, el problema no es discutir sino en el cómo se hace. Hay discusiones que permiten construir, conocernos más y fortalecer la propia relación y hay otras que hacen todo lo contrario; desgastar, debilitar la relación y favorecer el alejamiento y el sentimiento de incomprensión por parte del otro. En el primer caso la discusión está basada en Seguir leyendo…

Problemas de pareja. Todos los tenemos, ¿pero de dónde vienen?

 Problemas de pareja y su realidadproblemas de pareja

Los problemas de pareja no suelen ser ajenos a la mayor parte de la población que comparte su vida con alguien. Dificultades en los espacios personales y con la familia de origen, en las formas de resolver los conflictos que pueda haber, en el tipo de comunicación que como pareja se establece, en la sexualidad, en la convivencia, en el cuidado de la casa o de los hijos, etc., son bastante frecuentes, pero eso no significa que no supongan un reto en la relación que de no resolverse pueda acabar en ruptura o haciendo la convivencia insoportable.

Hay diferentes problemas de pareja que nos encontramos frecuentemente en la consulta. Muchas personas señalan el ser incapaces de saber comunicarse, que acaban discutiendo por cualquier tontería y que ya todo lo que hace el otro les coloca en un plan defensivo. Otras plantean que no se hablan, que realmente no saben lo que piensa el otro, ya que una o las dos partes se callan y no dicen lo que sienten, desean o necesitan.

Los problemas de pareja vienen causados frecuentemente por diferentes motivos:

  • Por un lado porque en una pareja nos juntamos dos personas ajenas con historias de vida diferentes, con entornos claves muy diversos en una etapa tan Seguir leyendo…

¿El amor está en el aire?

Sin darnos cuenta llega otra vez San Valentín y se ven anuncios por todas partes que te invitan a que seas generoso con tu pareja, y que si la quieres, le regales algo, que pases una noche romántica y lo des todo. Son días en los que aquellas personas que no viven una historia de amor se sienten más solos que en otros momentos.

Ya están los días donde se respira la famosa canción de Love is in the air; o El amor está en el aire, pero ¿Es eso lo que respiramos, lo que sentimos, en aquello que nos implicamos día a día? Realmente el amor no está en el aire, sino en lo cotidiano, en los detalles pequeños y por supuesto en la persona por la que sentimos.

La forma de amar en pareja difiere en unas relaciones que en otras, pero siempre presenta rasgos de cada una, aunque unas predominen más:

-Desde lo erótico, la pasión y la atracción física (Flechazo). Con actividad sexual intensa, rápida, y variada.

– Desde el Juego, sin el compromiso y la pasión que el anterior.  Suele ser un amor rara vez posesivo y celoso, siempre dispuesto a divertirse y a amar.

– Desde la amistad; Amor sin fiebre ni locura, pacífico y sosegado, donde las relaciones Seguir leyendo…

Falta de deseo sexual

Deseo y sexualidad van muy unidos; más todavía que sexualidad y genitalidad; es decir para que haya placer sexual tiene que haber deseo ya que éste es la parte clave para comenzar una relación sexual, y la vivencia del placer a nivel sexual no tiene por qué estar centrado en lo genital; es decir para una relación sexual satisfactoria lo genital no es primordial, pero en cambio es necesario comenzar con el desear.

Realmente la fase de deseo tiene más que ver con lo psicológico que con lo fisiológico, pero sin ella es decir, si no hay deseo no se podrá mantener una relación sexual plena y será displacentera.

Sin embargo es a menudo poco considerado y quizás puede deberse a que aparentemente uno no percibe de forma fácil a nivel corporal si siente o no deseo; no pasa igual, por ejemplo, con la fase de excitación en la que la persona identifica claramente cambios fisiológicos; agitación, erección, lubricación, etc.

La realidad es que es una fase que hace años no era muy tenida en cuenta, posiblemente por esa educación represiva en la que precisamente se “castraba” el deseo o la verbalización del mismo, pero la realidad es que cada vez más personas acuden a consultar a profesionales por Seguir leyendo…