La vergüenza, emoción que no tiene por qué limitar

La vergüenza limita frecuentemente la vida de la persona más de lo que en un principio pudiésemos pensar.

Una mujer de sesenta años me habla en la consulta de su vergüenza a la hora de hablar con personas desconocidas pensando que van a considerar que no es inteligente y que no va a aportar nada. Por esa vergüenza acaba evitando cualquier interacción con personas desconocidas, y lo lleva haciendo años, lo cual ha limitado su vida enormemente. Siempre ha estado a expensas de otras personas que fuesen los que diesen la cara por ello.

La vergüenza en sí no es negativa ya que regula el comportamiento de la persona frente a los demás e inhibe emociones o comportamientos negativos que pueden afectar a otras personas. De esa forma, la vergüenza en su justa medida funciona para integrar socialmente a la persona y que no tenga comportamientos perjudiciales para sí misma y para los demás. Solo nos hace falta imaginar a una persona que no tenga vergüenza y las situaciones incómodas y de malestar que puede generar hacia los otros, teniendo consecuencias nefastas para sí misma.

Las causas de la vergüenza son diversas.  Normalmente se construye en base a la interacción con los demás. En Seguir leyendo…

Colecho pros y contras

Colecho pros y contras

Blanca tiene cuarenta años, dos hijos de nueve y doce años. Se separó hace siete y vive con sus hijos en un piso de tres habitaciones. Una de las habitaciones no la utiliza y otra frecuentemente por la noche permanece vacía, ya que Blanca practica el colecho con sus hijos. Estos frecuentemente discuten entre ellos sobre quién duerme con la madre, ya que ahora los tres no caben en la misma cama.

De separar a los hijos de la cercanía de la figura de apego demasiado pronto a tenerlos durmiendo en la misma cama que los padres durante años hay una gran diferencia.
La cercanía del bebé a la figura de apego y protección favorece la seguridad del menor en el primer año de vida pero para lograrlo no es imprescindible el colecho atemporal. La corporalidad y el contacto son aspectos básicos para la construcción de una identidad segura, y relajada pero ello se puede lograr con mochilas o similares que favorezcan ese contacto, pero el colecho permanente bloquea aspectos evolutivos de la familia. Primero porque el bebé que poco a poco se desarrolla tiene que ir instaurando sus herramientas propias a la hora de dormir, calmarse y autoregularse.
Segundo porque en numerosas ocasiones Seguir leyendo…

Aquí y ahora, sin huir de nuestra conciencia

aqui-y-ahoraAquí y ahora desde la psicoterapia

Aquí y ahora tendría que ser gran parte de nuestro estado vital, de nuestra forma de posicionarnos ante la vida y de un estado mental permanente que por supuesto revertiría en el plano psicológico.

Aquí y ahora puede ser la mera conjugación de dos palabras que aparentemente no tienen nada que ver. Una representa la situación en la que la persona se encuentra que es ésta, y no otra. El ahora muestra el momento específico en el que vive. 

Estar en el aquí y ahora puede parecer algo sencillo, pero nada más lejos de la realidad. Hay en culturas y sociedades donde desde la más tierna infancia se fomenta el vivir el momento, saborearlo, también porque en muchas de ellas las personas viven en un nivel de incertidumbre tal que no saben lo que les deparará el día siguiente, pero la presión externa e interna es entonces baja.
Aquí y ahora es centrarte en este momento y en este lugar, es vivir el presente sin adelantarse o retrasarse a otro momento que o bien todavía no ha venido, o bien ya pasó.
Solemos escapar, sin darnos cuenta del aquí y ahora, también hemos sido educados para eso. Vivimos en una cultura que huye del aquí y ahora Seguir leyendo…

Mi hijo es homosexual y eso me preocupa

hijo es homosexual2

«Mi hijo es homosexual y estoy muy preocupada porque creo que no va a ser aceptado por el resto de los chicos y chicas de su clase. Se van a burlar de él y me da mucho miedo cómo eso le puede afectar». Esta fue una llamada que recibimos en la consulta hace unos meses. Una madre recomendó a otra que si estaba tan preocupada porque su hijo es homosexual que pidiese asesoramiento psicológico.

El hecho es que en la llamada la angustiada madre verbalizaba que su hijo de catorce años le había dicho a ella y a su marido que era homosexual, y que ellos se habían llevado un gran disgusto. Le habían estado haciendo preguntas desde hacía tiempo de si le gustaba alguna chica, de si en la clase alguien le llamaba la atención, pero el chico no decía nada, hasta que un día hablando del verano y de los posibles planes que hacer en un campamento el chico les dijo que era homosexual.

Cuando solicitaron asesoramiento psicológico los padres señalaban al hijo como la fuente del malestar que estaban viviendo, y por ello planteaban que acudiese a psicoterapeuta. Nada que ver, el trabajo que hemos hecho en consulta se ha Seguir leyendo…

POSTERGAR, CUANDO LA EVITACIÓN ES UNA NECESIDAD

postergar¿Pospones continuamente las cosas que tienes que hacer?, ¿Acaba vulgarmente pillándote el toro?, ¿Eres de esos o esas que habiendo tenido tiempo más que suficiente para preparar una investigación, una presentación, una exposición, un trabajo, un examen, etc al final lo deja para el último momento y va con la lengua fuera? Entonces podíamos decir que tienes cierta adicción a posponer lo que requiere una respuesta inmediata.

Un chico que acude actualmente a consulta se queja de lo poco productivos que resultan sus días ya que se pone a ver series de televisión en vez de acabar su proyecto de fin de carrera. Una mujer, ya en sus cincuentas señalaba la semana pasada que todavía no ha hablado con su marido de cómo se van a separar cuando llevan durmiendo en habitaciones separadas varios meses y su relación está muy deteriorada.

Postergar está muy presente en la vida de multitud de personas sin por ello implicar una gratificación enorme, pero sí que consigue evitar una insatisfacción o malestar inmediata frente a una pequeña satisfacción que puede tenerse a corto plazo. En los casos anteriores por ejemplo, el chico al postergar su proyecto de fin de carrera evita enfrentar una nueva etapa vital que le atemoriza Seguir leyendo…

Correr como una niña es correr

correr como niñas

Hace unas semanas me hablaron de un vídeo donde se pedía a los y las participantes, muchas de ellas mujeres adultas, que corrieran, lanzaran y lucharan como niñas.

La mayoría de los participantes, todos occidentales, corrieron de forma cursi, teatral y pasiva, lanzaron de forma débil y ridícula, y para luchar subían el brazo de forma desganada, dejándolo caer. Pareciese que todas esas actividades una niña no se las tomase, o no se las pudiese tomar en serio.

Es así como lo hacen las niñas? Rotundamente no. Las niñas corren, se defienden, juegan y lanzan con fuerza y determinación. ¿Desde cuándo y por qué el ser niña es utilizado como un insulto?

Hombres y mujeres, jóvenes, occidentales, y de cualquier clase económica siguen reforzando de forma automática estereotipos de género que se han dado en la sociedad, que no dejan de ser falsos, que nos han perjudicado y nos afectan negativamente a todos: «Tiras como una niña», «peleas como una niña» es utilizado todavía en nuestros días como un ataque…penosa, vergonzosa, perjudicial y ambivalente forma de estimular y motivar.
Las niñas y niños juegan, corren, lanzan y luchan en su día a día. Ver cualquier patio de colegio no hace más que mostrarlo. Es a Seguir leyendo…

Conciliación laboral y familiar: ¿un espejismo?

conciliacion laboral-familiar

Hace unos días me invitaron a participar en un evento sobre trabajo y conciliación familiar. La verdad es que me resultó muy interesante, sobre todo por los asistentes, que en realidad contaban con la mayor experiencia que se podía tener; ser padres y madres y trabajar con empleo remunerado fuera o dentro del hogar familiar.

Una de las cosas que me llamó la atención, y que no deja de ser un reflejo social de lo que sucede actualmente, es que el ochenta por ciento de los asistentes eran mujeres, y pocas de ellas habían acudido con su marido, a pesar de que todas los asistentes estaban viviendo en pareja.

Esto no es más que una muestra de que el tema de conciliación de trabajo y familia sigue siendo sentido erróneamente como de las mujeres. Seguimos siendo nosotras las que tenemos esa sensación y sentimiento de no llegar a todo, de no saber si hacemos bien al disfrutar con nuestro trabajo, si no es bueno querer trabajar fuera de casa, si nos equivocamos por no estar tanto tiempo con los hijos, si debemos elegir entre una exitosa carrera profesional o la maternidad…Nos fustigamos, y nos fustigan, sin parar.

De hecho, las cifras hablan por sí solas Seguir leyendo…

DI-capacitados: ver la capacidad en la esquizofrenia

Con ocasión de la semana de la salud mental, y de la celebración el pasado día 10 de octubre del Día Mundial de la Salud Mental asociaciones de pacientes de varios lugares de España y profesionales sanitarios han puesto en marcha Di_capacitados, una iniciativa que recoge, a través de vídeo-documentales, el testimonio de personas que viven con esquizofrenia y que han alcanzado una vida normalizada. Cuando hablo de este término me refiero sobre todo a poder tener trabajo y valerse por sí mismo/a, ser independiente, encargarse de su propia salud, tener pareja y familia, en definitiva vivir como cualquier otra persona que pueda padecer una enfermedad, pero que no es esclavo de ella.

En España, se estima que un millón de personas tienen problemas de salud mental grave. De ellas, 400.000 están diagnosticadas de esquizofrenia. Según la Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (Feafes) sólo el 14 % de los pacientes con esquizofrenia consigue integrarse en el mundo laboral, y sin embargo ésto es básico para, no sólo conseguir una mayor integración social, económica y laboral, sino una mejora y evolución de cara a la enfermedad. Por desgracia todavía existen en la sociedad múltiples prejuicios, imágenes distorsionadas y estigmas respecto a la esquizofrenia que Seguir leyendo…

APRENDER A PLANIFICARME

Aprender a planificarme no es cosa fácil

Comienza un nuevo año y los propósitos y objetivos invaden las agendas; Muchas personas se plantean mejorar de trabajo, hacer más ejercicio, adelgazar, tener una mejor relación de pareja, dormir más, estudiar más profundamente, etc, etc, y a menudo pocas lo llevan a su término, y eso es, frecuentemente, por una mala planificación que genera que la persona acabe frustrándose y tirando la toalla.

La vida no se puede planificar porque es imposible controlar todo lo que nos sucede, pero marcarse objetivos implica también avanzar, superarse y no resignarse a que nuestro destino es fruto de una naturaleza misteriosa ajena a nosotros. Siempre hay algo que nosotros podremos hacer, y de hecho eso es lo que nos hace diferentes a unas personas de otras ante la misma situación; unas responden de una manera y otras de forma muy distinta afrontado un mismo hecho.

Una de las cuestiones que más frustra es no lograr lo que deseamos, pero la principal dificultad es que a menudo nuestras metas son o bien poco realistas, o bien muy abstractas y generales, lo que conlleva que llevarlas a la práctica sea más difícil por su inespecificidad.

Planificar las cosas supone también tener en cuenta Seguir leyendo…

LUCHA CONTRA TUS PREJUICIOS RESPECTO A LA ENFERMEDAD MENTAL

Hace menos de una semana FEAFES, la Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental comenzó una campaña que ha vestido las calles de la ciudad de Madrid de mensajes que contradicen con sus imágenes los prejuicios y estigmas hacia la enfermedad mental. Los poster, en metros y marquesinas de autobús, explican que “gracias a la ayuda de profesionales de la Salud Mental y de las asociaciones de pacientes y familiares, al acceso al tratamiento adecuado y la integración y aceptación social, las personas con enfermedad mental pueden tener, hoy en día, una vida normal”.

¿Pero queremos que las personas que padecen una enfermedad mental tengan una vida normal? Parece que precisamente lo que evitamos es eso a través de nuestros prejuicios, la estigmatización y un enfoque distorsionado del tratamiento. Y es que a través de esa construcción del estigma se logra una desaprobación social caracterizada por características o creencias personales que son percibidas como contrarias a lo que se entiende como «normal».

Cuantas veces he escuchado a personas aparentemente cultas y de entornos formados:

«Me da miedo esta persona porque está «loca» y me puede hacer algo . Creemos erróneamente que son personas violentas y eso nos asusta pero la enfermedad Seguir leyendo…