LOS “EXCESIVOS” DIAGNÓSTICOS DE HIPERACTIVIDAD



Como se comentaba en el pasado artículo en los últimos años  se ha dado un creciente uso y abuso de la medicalización en los niños diagnosticados con TDHA; Trastorno por Deficit de Atención e Hiperactividad o los diagnosticados de hiperactividad.

A menudo estos diagnósticos se basan simplemente en una serie de preguntas sin ningún tipo de rigor científico; frecuentemente se centran en conductas y en impresiones de los padres de aquello que hacen su hijo/a, pero hay múltiples profesionales que mandan una medicación para un paciente que no han visto; y no podemos olvidarnos que el medicado es un niño en pleno crecimiento, y que la medicación que se utiliza son estimulantes para el sistema nervioso.

 El diagnóstico de TDAH es complejo, y debe basarse en la evaluación clínica realizada por un médico experto en el reconocimiento y tratamiento del mismo. El diagnóstico tiene que basarse principalmente en la observación de la conducta del niño y de la información obtenida por personas cercanas y eso implica tiempo a la hora de realizar una evaluación  y entrevista rigurosa y detallada.

A menudo en las consultas de niños supuestamente hiperactivos nos encontramos con niños que están siendo espejos de lo que ocurre en sus familias. Puede Seguir leyendo…

HIPERACTIVIDAD, O ESE CAJÓN DESASTRE

En la siguiente entrevista perteneciente a la Plataforma Internacional Contra la Medicalización en la Infancia de la que formamos parte se aclaran una serie de aspectos con respecto a la medicalización excesiva de niños que no han sido diagnosticados correctamente, tipo de tratamientos que se realizan con ellos a base de anfetaminas, y las consecuencias de dichos tratamientos que todavía no se han mostrado a largo plazo. Por desgracia esta entrevista al fundador; psicoanalista con cuarenta ñaos de experiencia, sigue estando de actualidad dado que desde distintas fuentes se estima que unos 300.000 niños en España tienen este síndrome, lo que supone una prevalencia del 5,3% de la población infantil de nuestro país y lo que significa que en cada aula hay supuestamente, al menos, un alumno hiperactivo. Un buen diagnóstico es clave y por desgracia se ha convertido en el cajón desastre donde muchos médicos, padres y educadores encuentran una respuesta a frustraciones.

No atender en clase no es una enfermedad. Entrevista a Juan Pundik (Madrid)*

X LSemanal: Usted es de los que niega la mayor. Asegura que el trastorno de déficit de atención con o sin hiperactividad no es una patología.

Juan Pundik: Es que no lo es. Lo que hace el Seguir leyendo…