Respuestas ante una agresión sexual

Las respuestas ante una agresión sexual no son únicas o standard, pudiendo ser muy dispares. Esto lo señalo y creo que es fundamental porque solo expertos en estos temas pueden realizar informes periciales con respecto a este tema.

En estas semanas los profesionales que trabajamos con personas que han sufrido traumas por sufrir una agresión sexual nos quedamos estupefactos ante la cantidad de aspectos que se señalan desde la mas completa ignorancia en ámbitos como el jurídico o el periodístico. Me pregunto cuánta gente que habla de consentimiento por parte de la victima en el juicio de la manada ha vivido de cerca una agresión sexual.

Llevo atendiendo durante dos decadas a mujeres de diferentes edades que han sufrido agresiones sexuales en diferentes etapas de su vida, también a hombres, por cierto. Personas que involuntariamente en un momento de su vida se han visto forzadas y agredidas sexualmente, donde no hay una relación sexual de dos personas consentida, sino una imposición y agresión.

Aunque no me voy a meter en las consecuencias devastadoras personales, psicológicas, físicas, familiares  de una agresión sexual quiero resaltar que son de los actos mas dañinos para la identidad que hay, de hecho en las guerras se ha recurrido a la Seguir leyendo…

Cómo decir que soy homosexual

 

Cómo decir que soy homosexual

 

«Soy homosexual y no sé cómo decírselo a mis padres»  No es la primera vez que lo he escuchado tanto dentro como fuera de la consulta.

Mujeres, hombres que no saben como poder comunicar lo que son, lo que sienten, sin tener que justificar su orientación sexual.
Cómo decir que soy homosexual no debería ser motivo de preocupación, ansiedad, angustia, dolor y sin embargo en muchas ocasiones eso genera y la persona se encuentra en un callejón sin salida donde por un lado actúa «como si»fuese heterosexual cuando no es su identidad.
Hace ya más de una década escuché por primera vez a una mujer, Cómo decir que soy homosexual a mis padres, no creo que lo entiendan, son muy tradicionales, parecen negar la realidad de que la amiga que me acompaña en realidad es mi pareja. Tratan de no preguntarme sobre mi vida personal y ni yo, no ellos encaramos la situación, así que todo es una obra teatral donde ellos viven en la ignorancia y yo tapo mi realidad.
En su caso pudo transmitirlo. Hay situaciones que he atendido donde personas muy cercanas para el hombre o la mujer han fallecido sin realmente conocer la orientación sexual de sus hijos

La sexualidad en la adolescencia

Hablar de la sexualidad en la adolescencia genera en los adultos preocupación, temor y hasta pánico. Muchas madres y padres tratan de evitar, retrasar o ni siquiera plantear las nuevas necesidades que sus hijos o hijas tienen.

Padres y madres pasamos de tener hijos que nos abrazan, que llevan lazos e colores o ven dibujos animados a encontrarnos con que están empezando a experimentar con su sexualidad. El bloqueo y el shock está servido.

La adolescencia es ese periodo comprendido entre la infancia y la adultez donde nos encontramos con una o la etapa más complicada de la persona. Siempre lo digo en la consulta cuando atiendo a un adolescente;» este periodo es muy difícil y a veces se pasa muy mal, lo que vives no eres el único».
Si antes comprendía un periodo muy limitado, la adolescencia actual se prolonga durante años aplazando decisiones y responsabilidades adultas que tiempo atrás eran normales (formar una familia mucho, trabajar, ayudar en la casa, viajar, etc). Ahora nos encontramos adolescencias que duran más de diez años, lo cual dista mucho de tiempo atrás.
En la adolescencia se da esa necesidad de separarse del periodo anterior, de diferenciarse de la familia y de una búsqueda constante de modelos externos diferentes que favorezcan Seguir leyendo…

Disfunciones sexuales, cuando la mente es un factor clave.

Disfunciones sexuales

disfunciones sexuales

Para acercarnos a las disfunciones sexuales es importante conocer que la respuesta sexual se divide en una serie de etapas, y por tanto, el tipo de alteración diferirá si se da en una fase o en otra. Las fases de la respuesta sexual se dividen las siguientes etapas; la del deseo, la de excitación, la de meseta, orgásmica y resolución por tanto, según la especificidad de la disfunción sexual ésta afectará en una etapa u otra, aunque las disfunciones sexuales suelen darse mayoritariamente por falta de deseo, ausencia de excitación, o incapacidad de alcanzar el disfrute o llegar al orgasmo.

Algunos ejemplos que se pueden encontrar en la consulta de manera frecuente es que no se tenga deseo sexual. Aquí hay que conocer y profundizar en las causas de éste ya que pueden ser multifactoriales, y el componente psicológico tiene mucho peso. Puede ser por un estado de mucha ansiedad, porque se tenga aversión al sexo por alguna experiencia vivida de forma traumática y así se evita, por expectativas irreales hacia lo que es la experiencia sexual, o también porque la persona no haya aprendido a permitirse desear.

Puede que aunque haya deseo sexual la respuesta de excitación no se dé, generándose en Seguir leyendo…

Falta de deseo sexual

Deseo y sexualidad van muy unidos; más todavía que sexualidad y genitalidad; es decir para que haya placer sexual tiene que haber deseo ya que éste es la parte clave para comenzar una relación sexual, y la vivencia del placer a nivel sexual no tiene por qué estar centrado en lo genital; es decir para una relación sexual satisfactoria lo genital no es primordial, pero en cambio es necesario comenzar con el desear.

Realmente la fase de deseo tiene más que ver con lo psicológico que con lo fisiológico, pero sin ella es decir, si no hay deseo no se podrá mantener una relación sexual plena y será displacentera.

Sin embargo es a menudo poco considerado y quizás puede deberse a que aparentemente uno no percibe de forma fácil a nivel corporal si siente o no deseo; no pasa igual, por ejemplo, con la fase de excitación en la que la persona identifica claramente cambios fisiológicos; agitación, erección, lubricación, etc.

La realidad es que es una fase que hace años no era muy tenida en cuenta, posiblemente por esa educación represiva en la que precisamente se «castraba» el deseo o la verbalización del mismo, pero la realidad es que cada vez más personas acuden a consultar a profesionales por Seguir leyendo…

CREENCIAS SOBRE EL SEXO, PERO FALSAS

Sexo y todas las creencias falsas que lo acompañan

 

sexualidad

NO nos engañemos, el sexo empieza en el cerebro y hombres, pero sobre todo las mujeres, no podrán vivir plenamente su sexualidad si no se liberan de los prejuicios y tabúes. A continuación vamos a señalar algunas de esas creencias y mitos que no nos han hecho ningún bien, reflexionar sobre ellas; ¿Siguen estando presentes en tu vida sexual?:

– Todo contacto físico con la pareja lleva necesariamente a la relación sexual. El contacto físico es algo esencial entre los seres humanos. Besarse, abrazarse, etc. forman parte  la relación normal de cualquier pareja y no necesariamente es provocador de una relación sexual. La posibilidad de tener una relación sexual está dada por la intención o deseo de uno o ambos miembros de la pareja, cuando se da un ambiente más íntimo que propicia el deseo sexual.

– Un buen amante puede hacer el amor varias veces seguidas. El hecho de ser o no un buen amante no tiene nada que ver con el número de veces que puede eyacular un hombre en una misma noche. Un hombre puede ser un excelente amante con un pene no demasiado grande y sin ser capaz de volver a empezar Seguir leyendo…

HERRAMIENTAS DE AYUDA EN TU RELACIÓN DE PAREJA

forma

Al principio estas herramientas se pueden sentir extrañas pero pueden ser de gran ayuda si hay buena predisposición y las pones en práctica. Animo!

 1º.  “Se curioso respecto a tu pareja”

  • Cambia tu forma de pensar de “le conozco tan bien” o “ya está haciendo lo mismo de siempre” a “qué es lo que realmente está pasando con esta persona que quiero”
  • Imagina que no conoces a tu compañero/a. no le critiques o juzgues. En vez de esto, intenta aprender algo nuevo acerca de él/ella.
  • Quieres saber qué es lo que está pasando…
  • Que es lo que le hace a esta persona moverse…….
  • Desde esta postura de no conocerle o saberlo, pregúntate que le está pasando a tu compañero/a……….

Haciendo esto lograras que la presión sanguínea no se disparare, tendrás información acerca de tu compañero y éste/a, no se sentirá bajo un ataque y así podrá venir hacia ti sin ponerse a la defensiva.

2º. “Reconoce, observa tu propia parte en la crisis”

  • Recapacita como has contribuido tú a los problemas de pareja que se están tratando.
  • Al principio cuesta ya que la tendencia es señalar hacia otro lado (culpabilizar) excepto nosotros mismos.
  • Lo positivo es que viendo nuestra parte en el problema nos da poder y podemos hacer algo al respecto.

De Seguir leyendo…

EN LA SEXUALIDAD, ¿SOMOS SEXUALMENTE LIBRES?

 

Nadie puede discutir cómo la sexualidad ha sido ocultada durante siglos y hasta perseguidos en diferentes momentos los comportamientos que no se consideraban «normales». Ejemplos de ello han sido la homosexualidad, transexualidad, prostitución, promiscuidad femenina, etc  que por desgracia en muchos países todavía  siguen siendo castigadas, incluso con la vida.

Lo cierto es que hemos pasado de que la sexualidad fuese una gran desconocida, donde solo se centraba en la sexualidad masculina y su placer, a un espacio donde aunque aparentemente seamos libres y dueños/as hay una presión por el placer sexual que nos esclaviza y no nos permite disfrutar, sentir y valorar si eso es lo que nos satisface. Se habla mucho de sexo pero no se piensa ni se siente el sexo. Se impone el placer por el placer dejándose de lado lo afectivo lo sentimental, lo sensual, etc.

Hace unos años en terapia tenía mujeres de mediana edad que me señalaban que no habían tenido un orgasmo en su vida. Ahora tengo chicas que me explican que se sienten «raras» por no tener relaciones sexuales, chicos homosexuales que me indican que se ha puesto de moda entre las parejas homosexuales de su entorno el tener cada uno su amante y que Seguir leyendo…

CUANDO SEXO Y AMOR NO VAN EMPAREJADOS

Sexo y amor, no tienen por qué ir juntos

Sexo y amor pueden o no ir unidos. Seguramente muchos habéis visto la película española: Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo. Aunque no me voy a centrar en la película en sí, voy a destacar y hacer hincapié en el significado de su título. Por qué  a menudo llamamos, vemos esperamos e interpretamos las relacions sexuales como muestras de amor cuado en ocasiones son puramente sexo; y no por ello es algo negativo.

En una pareja heterosexual, por ejemplo, se han conocido, flirteado, y quedado a menudo. De forma automática se conectan y saltan ciertas creencias que se tienen muy arraigadas: «Me ha llamado; está interesado en mí», «Quiere algo conmigo», «Si me sigue llamando es porque le gusto….«

En un momento dado esas dos personas mantienen relaciones sexuales y cuando se da la despedida pueden ocurrir varias situaciones:

– Se vuelven a llamar, quedar y pueden repetir o no esa relación sexual. Su relación se basa puramente en el sexo.

– Dejan de verse y la interacción  se ha quedado en eso y punto.

– Vuelven a quedar y pueden ir iniciando una relación.

Lo cierto es que a menudo dentro del sexo y amor Seguir leyendo…

INFERTILIDAD, DEL DESEO A LA ANGUSTIA

Según la Sociedad Española de Fertilidad el 15 por ciento de las parejas españolas no puede tener hijos de forma natural. Muchas de ellas, tras numerosos intentos, y con un alto coste psicológico y económico, acaban acudiendo a tratamientos privados, cuyo coste oscila entre los 4.000 y 6.000 euros por ciclo. Según esta institución  se estima que cada año se realizan 73.000 ciclos de fertilización, de los que la mayoría son fecundaciones in vitro (50.000) y las 23.000 restantes corresponden a inseminaciones artificiales. De esta manera, la reproducción asistida representa ya el 3% de los nacimientos anuales en España, con un índice de éxito de los tratamientos cercano al 38 por ciento. El presidente de la Sociedad Española de Fertilidad ha señalado que los centros privados realizan el 75% de los ciclos, por el 25% de los público.

Para aproximarnos al tema se puede considerar infertilidad en cuanto a la incapacidad para concebir después de un año de mantener relaciones sexuales regulares no protegidas (WHO, 1993). Las causas son muy diversas, pero lo que resulta muy chocante para las parejas es esa sensación de «pero si yo no estoy enfermo».

Efectivamente, normalmente no hay ningún problema físico que pudiera augurar la infertilidad. No hay dolor, Seguir leyendo…